El caso judicial de Meghan Markle contra Mail on Sunday demuestra que no se detendrá

Ser actriz debe ser una tarea difícil. Rechazo constante, largas horas y solo la más remota posibilidad de que tu estrella brille más que cualquiera de las decenas de miles de aspirantes que acuden a Los Ángeles en un intento por triunfar.

Meghan Markle lo logró. En 2006, la joven de 25 años ganaba hasta 31.000 dólares a la semana como chica de maletas en Deal Or No Deal y en 2011 consiguió un papel en Suits . Claro, el drama legal no fue un espectáculo de premios querido, pero aún se presentó en nueve series (diez, incluida la última que se emitió sin el ahora real) y logró acumular una audiencia global devota.

RELACIONADO: Correos electrónicos que Meghan no quiere que se revelen

A estas alturas, se deben haber escrito millones de palabras sobre Meghan, una mujer que cambió su vida como actriz y bloguera de estilo de vida. para asumir lo que solo sería un período de 20 meses como SAR antes de deshacerse de eso para organizar un regreso sensacional en EE. UU., esta vez con un príncipe elegante a su lado.

Lo que a menudo se pierde en toda la cobertura de los Sussex y sus diversas controversias (y mi palabra, han sido unos años ocupados) es que Meghan es una mujer cuya vida ha sido definida por la determinación, la determinación y el trabajo duro. No terminas en una serie de televisión de larga duración acobardado en la miseria cada vez que alguien te dice "no" o tirando la toalla cuando encuentras una puerta cerrada en tu cara.

Todo lo cual, Creo que ayuda mucho a comprender la tenaz estrategia legal actual de Meghan.

Esta semana, un tribunal de Londres escuchó a abogados que representaban tanto a la duquesa como a la empresa matriz de Mail on Sunday en el más reciente de una serie de audiencias preliminares que se han celebrado desde mayo. (La mujer de 39 años está demandando al tabloide por la publicación en 2019 de partes de una carta que le había enviado a su padre Thomas Markle, alegando violación de la privacidad e infracción de derechos de autor. El periódico defiende enérgicamente la demanda).

RELACIONADO: La furtiva excavación de Kate en Meghan

En el último desarrollo que acapara los titulares, los abogados que actúan para el Mail le dijeron al tribunal querían enmendar su defensa a raíz de la publicación de Finding Freedom la biografía claramente pro-Sussex del dúo que salió el mes pasado. Durante la audiencia, argumentaron que Harry y Meghan "cooperaron con los autores del libro recientemente publicado Finding Freedom para publicar su versión de ciertos eventos". Antony White, QC, que representa al Mail, dijo que la biografía del éxito de taquilla tenía "toda la apariencia de haber sido escrita con su amplia cooperación (de Meghan y Harry)".

El águila legal estrella de Meghan, Justin Rushbrooke QC, sin embargo negó la acusación, diciendo en un escrito: “La demandante y su esposo no colaboraron con los autores en el libro, ni fueron entrevistados para ello, ni proporcionaron fotografías a los autores para el libro”.

(En una declaración de testigo, Omid Scobie, uno de los autores de Freedom, dijo que los Sussex "no autorizaron el libro y nunca fueron entrevistados para ello".)

El equipo de Meghan luego fue más allá y luego descartó sin rodeos a Freedom y categorizar algunas de las afirmaciones del libro como "extremadamente anodinas", "producto de una licencia creativa" o "inexactas".

En una declaración de un testigo, uno de los abogados de Meghan ofreció varios ejemplos del libro que dicen son falsas o "eas "que se encuentran en el dominio público", como las bebidas que se dice que la pareja tomó en su primera cita y los detalles de una supuesta visita a un campamento de safari en Botswana.

RELACIONADO: Kate destaca el error clave de Meghan

Lo que es notable aquí es que Scobie ha sido una de las porristas de prensa más francas de Meghan, una voz a veces solitaria en la camarilla mediática del Reino Unido que ofrece una visión mucho más comprensiva y positiva sobre la duquesa y su carrera real que otros reporteros reales veteranos.

En Freedom Scobie y la coautora Carolyn Durand escriben sobre la cuenta regresiva para la última salida oficial de la duquesa en el Día de la Commonwealth servicio el 9 de marzo de este año: “Meghan se dio la vuelta para despedirse de las últimas personas que quedaban en la sala, incluido un autor de este libro. Con la sala de estado casi vacía, excepto por algunas caras conocidas, las lágrimas que la duquesa había estado reteniendo fluían libremente ”.

Sería interesante saber si el autor y Meghan se abrazarían ahora, dado que el rechazo muy público y directo del libro por parte de su equipo legal y el golpe que ha tenido la credibilidad del título.

Y aquí es donde volvemos a la carrera de actriz de Meghan, no a sus actuaciones en pantalla, sino a la tenacidad y fuerza inherentes ella debe poseer como persona para tener éxito en una industria tan salvaje.

Con una fecha finalmente fijada para que comience el enfrentamiento de Old Bailey, el 11 de enero, marque sus calendarios en consecuencia, las apuestas están aumentando. Sin embargo, parece que el hombre de 39 años no piensa en capitular ante los titulares negativos o ante la acumulación de proyectos de ley legales.

Una fuente cercana a la duquesa le dijo esta semana a Vanity Fair : “No hay vacilación. Está decidida a tener la intención de ver esto hasta el final. Está costando mucho dinero, pero nadie ha ignorado la escala de esto y lo que va a costar. Los ojos de la duquesa estaban muy abiertos cuando se metió en esto, y ahora siente con tanta fuerza como entonces que tiene que trazar una línea en la arena ”.

Seguro que se dice que Harry y Meghan valen en alguna parte. entre $ 30 y $ 60 millones, sin embargo, se reveló que los costos para ambas partes probablemente ascenderán a un estimado de $ 5 millones, una suma que la juez Maestra Francesca Kaye calificó de "excesiva" y "desproporcionada".

Incluso para dos personas con un contrato de Netflix recién acuñado y potencialmente muy lucrativo escondido en casa, esa es una gran suma de dinero para tener en cuenta solo en uno de sus casos judiciales. (El caso Mail es solo una de las varias acciones legales de la familia: Harry está demandando al Sun y al Daily Mirror por presunto pirateo telefónico; en julio, la pareja inició acciones legales después de que un dron supuestamente tomara fotos de su hijo Archie y en septiembre , se reveló que está demandando a la agencia de fotografía Splash News por las fotos tomadas por los paparazzi de ella despierta con su hijo en Canadá tomadas a principios de este año.)

El costo de este caso para Harry y Meghan podría ir más allá del

Para cuando el caso de Meghan llegue a los tribunales, el caso se habrá prolongado durante 15 meses, unos pocos meses antes de los 20 meses que ascendió como miembro de primera línea de la familia real. Dado que los Sussex están trabajando asiduamente para establecer su nueva entidad benéfica Archewell, que se estrenará públicamente en 2021, mes tras mes la cobertura de los medios de este doloroso caso judicial solo servirá como una distracción.

Hay muchos. razones por las que una persona más francamente prudente renunciaría ahora: el dinero, el estrés, el hecho de que están comenzando su nueva vida sumidos en una pelea legal prolongada y desordenada.

Sin embargo, ninguna de estas consideraciones pragmáticas parece contar por una pizca en contraste con la notable intratabilidad de Meghan cuando se trata de hacer lo que cree que es correcto.

Recuerde, esta es una mujer que con 11 años vendió un comercial de líquido para lavar platos sexista y en lugar de internalizar silenciosamente su rabia tomó acción, escribiendo a la empresa para exigir que cambiaran el eslogan e incluso siendo entrevistada en televisión sobre su campaña, diciendo: “No creo que sea correcto que los niños crezcan pensando que mamá hace todo”.

Esa fortaleza es una cualidad que se dice que se ganó el cariño de su suegro, el príncipe Carlos, de quien se dice que la apodó "Tungsteno" por admiración por su fuerza.

Y quizás este sea uno de los aspectos más fascinantes de la duquesa: la mujer no solo tiene convicciones, sino que se adhiere a ellas con un apretón de vicio. Correcta o incorrectamente, si ella piensa que algo es el curso de acción correcto, no hay vacilaciones ni equívocos.

Ahora, ese enfoque parece haberse extendido a su estrategia legal, preparando el escenario para una estrategia legal de alto riesgo.

A partir de este fin de semana, estamos a poco más de 100 días de que Meghan se enfrente a la corte en Londres para el acto final y dramático de esta saga de abogados. Sin lugar a dudas, la visualización será fascinante. Pero luego, con Meghan en un papel protagónico, ¿esperaríamos alguna vez algo más?

Daniela Elser es una experta real y escritora con más de 15 años de experiencia trabajando con varios de los principales medios de comunicación de Australia. .

Updated: September 26, 2020 — 3:27 am

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *